«No hubo cambios de última hora solo hay desinformación y buscar culpables», líder

En el municipio de Ipiales-Nariño, se concluyó importantes diálogos para avanzar con el tema de la Doble Calzada, pero todo fue frustrante porque no hubo presencia de las autoridades indígenas. Aseguran que hubo un ego político que al finalizar ni si quiera la prensa pudo hacer entrevistas.

ABRA NOTICIAS habló con el concejal y líder indígena Jhonatan Alberto Mueses, quien dijo que esperaban la presencia del presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, Felipe Gutiérrez, para abordar y despejar inquietudes que se han venido manifestando de parte de las comunidades indígenas y no indígenas, específicamente en las afectaciones que el proyecto de la Doble Calzada va a generar.

Agregó que no fue fructífera esa reunión porque se presentó un orgullo y egos de parte de los visitantes, se ensañaron que no querían asistir a la casa de cabildo y que debía hacerse la reunión a puerta cerrada en un hotel en el centro de la ciudad de Ipiales y no quisieron escuchar a la comunidad indígena que es la afectada sino solo requerían la presencia de una mínima delegación.

«Tasa reunión es en la casa de Cabildo»

«No hubo cambios de última hora, lo que hay es una desinformación, han manejado la información con sesgo, de mala fe, tratando de inculpar o de señalar y tachar a la comunidad indígena de la responsable de negarse a que se realicen estos espacios de diálogo. Son 5 años que se ha venido insistiendo y es claro en decir que toda reunión, asamblea o diálogo que se vayan a tocar con el tema de la Doble Calzada y otros puntos del territorio tiene que hacerse en la casa Cabildo» explicó el Jhonatan Alberto.

Así mismo explicó que no se puede resolver un problema por fuera del territorio porque se descontextualiza de los actores, entidades que llegan a conocer el tema, no se puede tener una imparcialidad. «Esta posesión se ha mantenido siempre, lo que se pudo ver ayer fue que no hubo voluntad del alcalde de Ipiales para que pudiera en su compromiso con el municipio hacerle la invitación al presidente de la ANI en la casa de cabildo que se ubica a unos 5 minutos del casco urbano. También se cumplía con todas las medidas de bioseguridad, solo hubo pretextos de que no se cumplía con esos protocolos, se hizo todo el tema logístico requerido, pero no llegaron».

Se volvió costumbre

El líder indígena señaló que dejaron las sillas vacías y hoy se ha vuelto de moda dejar a los sectores afectados así con es costumbre de no asistir y dar respuestas claras a temas que son álgidos.

«Ahora todos se preguntan que va a pasar con ese peaje que lo van a instalar en el tramo Pasto-Ipiales, si se logra tocará pagar dos peajes. Esas afectaciones aún no tienen respuesta. Esa reunión, la comunidad ve como un irrespeto. Hay que recordar que las comunidades indígenas a través del convenio 169 de la OIT y de la Ley 21 de 1991 de la Constitución Nacional han ganado unos derechos y se enmarcan en que se respete los usos y costumbres y los procedimientos que se establezcan de las comunidades para que se busque una salida o soluciones a los problemas que los afecta», señala el cabildante.

La dirigencia indígena manifestó que lo evidente de ayer, fue observar que el mandatario local quiere imponer unas reglas de diálogo tratando externamente. Aseguran que solo hay un hecho de protagonismo que de ejecutarse el proyecto solo es mostrar una bandera política y protagónica y es ahí donde incide la Alcaldía que en su ego no ha querido ceder a los diálogos que plantea la comunidad indígena.

Se reunieron en un hotel

Mueses, explicó que de la visita, conocieron que hubo una reunión con un grupo reducido de personas en unas instalaciones de un hotel donde habrían hechos unos pronunciamientos. «Aquí hubo otro tema delicado con los periodistas que no les permitieron hacer preguntas con relación al tema y dar respuesta que buscaba la comunidad. Únicamente desde los equipos de acompañamiento solo brindaron pronunciamientos o declaraciones que no iban a dar respuesta a lo que la comunidad quería escuchar».

Los indígenas quedaron en el limbo y sin saber que hablaron la Alcaldía, Gobernación y el presidente de la ANI a puerta cerrada. Cabe resaltar que el gobernador indígena Marcos Puerchambud, dijo que rompía todo diálogo con respecto al tema de la Doble Calzada. Solo piden que no sean engañados y que tampoco haya actos de mala fe con la comunidad y por eso pedían que el acto sea de conocimiento público.

Finalmente el dirigente indígena explicó que trabajaron unas mesas técnicas como muestra de diálogo por parte de la comunidad en donde hubo presencia de delegados de la Gobernación, Alcaldía y del resguardo que confeccionaron, elaboraron un documento técnico sobre las 43 peticiones necesarias y evidenciaron que el alcalde en un acto de mala fe llevó a que está reunión se hiciera en un lugar fuera del territorio indígena.

«Se ha dicho que todo tema que tenga que ver con la comunidad indígena tiene que ser en la casa Cabildo y al público, lo cual todo mundo conoce de este proceso. Aquí solo hay un ego político de la Administración y dejaron las sillas vacías y lo que viene es algo incierto. Y la comunidad está cansada de ese irrespeto, falta de garantías, atropello, de tergiversar la información y culpar a la comunidad de no avanzar en el desarrollo. Aquí se fija posición, postura y criterio, se brindó los espacios, pero no llegaron porque no les interesa y no hubo voluntad», concluyeron.

error: Contenido Protegido !!