Criminales que guardan silencio y abogados que los defienden

Las autoridades capturan a los actores principales de los crímenes, y dicen esclarecer homicidios. La realidad es otra.

Los capturados en su momento de las audiencias guardan silencio y no aceptan los cargos, que en su mayoría después de días o meses quedan en libertad.

Es el caso por ejemplo de la personera del municipio de Samaniego, quien fue acribillada por desconocidos, tras las investigaciones lograron la captura de dos hermanos en la ciudad de Cali. Uno de ellos para esas fechas era menor de edad.

¿Quién los contrató? esa es la pregunta del millón, eso quiere decir que aún no se ha esclarecido porque no han dicho quien los mandó. Los dos caleños hoy capturados ni si quiera habrían conocido a la personera, sin embargo la mataron.

Hechos que aún dicen las autoridades que siguen implicados en el proceso. Si los hallan culpables o que son los autores materiales ¿Por qué dilatan los procesos de condena?

Más aún, hay abogados que se prestan para estos casos, se volvieron unos profesionales para defender a unos delincuentes criminales, pero ‘todo por la plata’. ¿Defender a un criminal, es correcto para la justicia colombiana?

La situación se debe a que hay muchos capturados, pero ninguna dice la verdad ¿Por qué? A los implicados en esta clase de homicidios ¿Hay alguien que les ayuda a pagar a los abogados defensores por haber cometido estos crímenes?

Dicen familiares de las víctimas que jueces y fiscales son los encargados de dilatar estos casos en complicidad de abogados y, por eso los autores materiales jamás dicen la verdad y campantemente salen a la calle a seguir delinquiendo mientras los abogados felices de haber defendido a los criminales. Lo más claro es que aquí no importa la ley, lo que importa y reina es el dinero.

Para los autores de estos homicidios no hay ley que les aplique, y por eso jamás se sabe las verdades de lo ocurrido, es decir los casos quedan enterrados. En Colombia da a entender que la justicia aplica para el que no tiene recursos.

Así hay muchos casos, que matan y los capturan a los autores materiales, pero no dicen por qué lo hicieron o quien los mandó.

Eso quiere decir que en Colombia hay una justicia corrupta y de nada sirven las leyes escritas en una Constitución, Códigos Penales, entre otras, solo serían un libro más de la biblioteca.