¿Por qué jueces dilatan procesos contra criminales y les dan casa por cárcel en Nariño?

Como dicen las hijas, esposas, madres y familiares de las víctimas que la justicia en Colombia no sirve y es muy mala. Los beneficiados siempre son los criminales.

A esos comentarios que las hemos convertido en entrevistas en donde se conoce el verdadero dolor que es perder un hijo, hija, hermano, padre, madre, primo, tío, sobrino, esposo o esposa a manos de criminales en donde los dichosos jueces determinan dándoles detención domiciliaria. ¿Eso es justicia?

De los cientos de casos les damos a conocer el más reciente en donde un hombre identificado como Juan Carlos Poso, mató a José Fidencio Villarreal, un conductor de 49 años, que no se pudo defender porque estaba recién operado y estaba con incapacidad.

El autor del crimen fue capturado por los policías, luego de unas audiencias un juez determinó darle casa por cárcel, que la familia de la víctima al enterarse de dicha decisión tuvo que salir del barrio porque volvía el peligro, sin embargo, no fue recibido y tuvieron que devolverse con todo criminal. Hoy solo pide se haga justicia.

Es decir los jueces con las pruebas en mano pareciera que no les importa la vida ni los hechos de como suceden para dar semejante decisión.

Recordarles que otro proceso más sonado en Nariño y Colombia fue el de David Ernesto Chamorro, un crimen que no hay ni forma de titularlo. Los jueces tanto dilatar las audiencias y teniendo todas las pruebas del caso condenaron a 18 años al autor del crimen, conociendo paso a paso de lo ocurrido. Su padre en una entrevista hecha por este medio dijo «le dieron semejante regalo».

Y así sucesivamente hay casos de casos pero la famosa ley en Colombia y como dicen los familiares de las víctimas «no sirve y es muy mala», mientras que en otros países si la saben aplicar hasta condena perpetua se dictan.

En Nariño en Colombia los jueces se ganan un montón de dinero, pero se echan al bolsillo las leyes y los favorecidos son los criminales al parecer con complicidad de los abogados defensores de los matones.

Como es posible que teniendo todas las pruebas de los casos vengan después de dos o tres años hacer condenas irregulares, como el caso de David Ernesto.

Otro ejemplo el caso ocurrido el 26 de marzo de este año donde una menor de edad murió a manos de su pareja sentimental, también con todas las pruebas y el caso no avanza, su madre dice que ni sabe por qué aplazan las audiencias ¿Qué o a quienes esperan los jueces?

Como escribimos en una columna días anteriores que hay condenas por tres kilos de marihuana, pero por un homicidio o feminicidio dilatan los procesos. ¿Qué habrá detrás de todo eso, dinero?

En Colombia la justicia es una cochinada embadurnada de los que las hacen y de los que no las quieren aplicar. Las víctimas afirman que no es justo que un criminal en este país le den casa por cárcel mientras que en otros países sí hacen valer las leyes, es decir se ganan su sueldo bien merecido.