Estilista de Ipiales participará en concurso internacional de poesía

Una joven nacida en la ciudad de Ipiales, sur de Nariño, desde pequeña le gustaba escribir y participaba activamente en sus clases, por lo que con el pasar de los años se convirtió en una poeta.

Se trata de Mayra Arteaga, quien habló con ABRA NOTICIAS y nos contó que desde muy niña siempre le gustó la lectura y escritura, lo cual le ayudó a reforzar su mente y capacidad que le permitió convertirse en una poeta.

Dice que tiene guardado cientos de poemas y todos escritos con su puño y letra son dedicados al amor, a la vida, naturaleza, paisajes, sueños, romance, entre otros, sin dejar su profesión de estilista.

Representará a Colombia 

Mayra, participará de un concurso virtual de poesía a nivel internacional que le da la posibilidad de representar a Ipiales, al departamento de Nariño y a Colombia con un tema libre y hoy no sabe cuál elegir de los tantos que ha escrito. Sin embargo, ya había participado a nivel nacional con un poema que se trata de una madre.

“El concurso se lleva a cabo en España y si nuevamente de ganamos, estaremos representando al país en donde se concursa con otros escritores del mundo. A nivel nacional ganó Ipiales y la autora soy yo”, explicó la joven.

Agrega que espera las fechas para poderse presentar, pero ya se está preparando con otros poemas en donde espera quedarse en los primeros lugares y lo más importante representando al país.

“De los muchos poemas que he escrito tengo que escoger el mejor o escribir otros ya que en el concurso el tema es libre no hay uno en específico para presentarse”, señaló.

¿Quién es Mayra Arteaga?

La joven es una estilista de profesión y escritora a la vez, de 32 años de edad, y como lo dice ella, una poeta de corazón. “escribía esta clase de poemas desde que estaba en el colegio, pero en sí los primeros versos comencé a escribirlos cuando estaba en quinto de primaria”.

Maira, nos cuenta que sus primeros poemas eran dedicados como en viajes, en el futuro, sueños, pero a medida que fue creciendo, asegura que los gustos fueron cambiando y le fue dando forma a sus escritos.

“Cuando más joven empezamos a escribir en temas de amor, decepciones, entre otros. No tengo libros, solo tengo una página en mis redes que ya les estaré compartiendo para que me sigan y me apoyen”, explica la poeta ipialeña.

Así mismo dijo que actualmente las redes sociales han influido bastante en la juventud, pero que no son bien aprovechadas. “Este concurso en el cual me inscribí es virtual. El llamado a los jóvenes que sepan aprovechar el internet, sus redes, que busquen algo interesante y si tienen algún sentimiento que los plasmen en un papel, los hagan público y así pueden descubrir su talento, capacidad y habilidad”.

¿Hay algún incentivo para el ganador?

Frente a los premios que puedan entregar a los ganadores del concurso virtual de poemas, aún no tiene cocimiento. “Cuando me inscribí al concurso, el llamado solo fue a representar a Colombia, pero no nos dijeron como era, sin embargo, nos explicaron que era internacional, es decir no sabemos las fechas y cuáles serían las premiaciones para los ganadores”.

La joven estilista se prepara desde ya para representar al país en este concurso. “Tengo una cantidad de poemas y aun no sé por cual decidirme para concursar”.

Finalmente, la estilista nariñense indicó que todos los poemas los ha escrito a la vida, por ejemplo, por el tema de la pandemia ya tiene varios relatos. “Pido a la comunidad de Ipiales a que me apoyen y me ayuden para poder lograr quedarme en los primeros lugares del concurso y aquí no solo gano yo sino Colombia. Debemos apoyar la literatura, escritura y lectura porque nos estamos quedando muy atrás. Mi llamado es que no nos inclinemos en las redes o un computador, sino que escribamos que eso nos ayuda a desahogarnos”.

El mensaje a la juventud 

Hola, soy Mayra Arteaga, ipialeña de nacimiento, tengo 32 años y vivo en ipiales.

Desde muy niña sentí la inclinación hacia las letras, en diferentes situaciones de mi vida de aquel entonces pensaba e imaginaba cosas las cuales escribía, leía y al instante me deshacía de ellas, era un extraño pensar que si alguien las leería iba a regañarme o decirme cosas las cuales no hubiera querido oír.

Recuerdo que escribí un sueño, hablaba de viajes y de llegar a tener muchas cosas, quizá era mi ambición de niña.

A medida que fui creciendo, mis escritos fueron cambiando de sueños a deseos, ya entonces escribo sobre el amor, la ilusión, el sentir de un no sé qué en el pecho el cual me identificaba, aunque también ya escribía otros temas, a medida que digamos digámoslo así, fui creciendo y fui afrontando situaciones a lo largo de mi vida, voy plasmando en papel hechos y cosas que han marcado mi vida, poco a poco fui leyendo obras literarias, libros de poesía, y me fui inclinando hacia este género.

Alguien un día me preguntaba que cual es mi inspiración al escribir, entonces respondí, «mi inspiración es simplemente vivir» cada segundo de mi vida va presentando escenas las cuales las puedo plasmar en papel, muchas de las veces lloro escribiendo, porque no solo imagino el momento, sino que también lo vivo…

Mi llamado a la juventud es que lean, lean mucho, y si sienten inclinación a la escritura, dejen sus miedos y hagan de este arte una realidad, que usen bien sus redes sociales y se den a conocer, muchos tienen talento y por falta de apoyo dejan sus sueños atrás, mi llamado es que crean en ellos mismos y que si solo se deciden pueden llegar muy lejos, a continuación, quiero compartir con ustedes un pequeño trozo de uno de mis escritos.

Sus poemas

Mi Fantasía

Una taza de café y mi libro de poesías, me senté en el viejo sillón, a admirar el hermoso atardecer, frente a mi cabaña, comencé a leer, aquellos versos que me de vez en cuando me hacían llorar, fue entonces que alguien se me acercaba, y con mis ojos nublados levanté la mirada, al horizonte logré mirar un opaco perfil, un silueta varonil, se acercaba a mí con una hermosa sonrisa, limpié mis lágrimas y también sonreí, con voz fuerte y a la vez dominante, dijo- buenas tardes?; Busco compañía esta tarde, alguien que camine a mi lado, no me siento bien hoy, además noté que tú también necesitas respirar un poco.

Inmediatamente me sonroje al ver sus fuertes brazos y pecho cubierto de pocas ropas, solté mi libro y derrame el café en mi falda, entonces interviene nuevamente, – no te preocupes, pronto cae la noche y a pocos pasos de aquí hay una cascada, gustarías ser mi compañera, y quizá allá…

Casi sin dejar q tan guapo caballero terminara de hablar, como una niñita emocionada, salté, sacudí mi atuendo, y tomé su brazo.

Al llegar a dicho lugar, mis pupilas dilatadas y llena de nervios, anonadada de ver cómo despojas tus ropas admirada de tu musculatura, sin ni siquiera saber qué decir ni qué hacer, retire mi vestido manchado y lentamente agarre tu mano y me fui sumergiendo en el pequeño pozo, con tus grandes manos agarras mi rostro y despacio tu boca rozó con la mía, comenzó a lamer mi mejilla, pero no era aquel hombre, era Bruno el pastor alemán que me quiso despertar de cinco segundos de fantasía que creó mi mente, entonces disimule, despertando en tus buenas tardes, respondí tu saludo, y tal como imaginé, solté mi libro y derrame el café, pero ya esta vez no había una invitación, solamente una sonrisa burlona, susurrando- que torpe!, Enfoqué aquella mirada y con rebeldía te di la espalda y allí dio fin mi fantasía…     

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com