En Pasto niños expuestos al peligro. Los utilizan para mendicidad

La comunidad de diferentes barrios de las comunas Ocho y Nueve, ubicadas en el norte de la ciudad de Pasto, Nariño, han pedido a las autoridades a que se haga algo con los menores de edad que los utilizan para la mendicidad.

Afirman que los padres o familiares los exhiben para poder obtener alguna moneda, pero no están de acuerdo que expongan a los niños a la mendicidad, porque pueden acogerse a cualquier enfermedad por la contaminación de los vehículos.

Los niños entre hombres y mujeres no solo los exponen al peligro sino a que sufran cualquier enfermedad por los cambios climáticos.

Así mismo al peligro de los vehículos que cruzan por la Panamericana que en su mayoría transitan a más de 60 y 7o kilómetros por hora entre carros y motocicletas.

Personas residentes en la zona aledaña a la Panamericana que pidieron reservar su nombre indicaron que «da pena y lástima ver como sus propios padres los utilizan a sus hijos para la mendicidad y los ponen al peligro que hay en la vía nacional».

«Todo el tiempo que camino por esta zona de norte de Pasto, se ve a personas jóvenes que cargan a sus hijos y piden la limosna a nombre de ellos inventándose cualquier escusa. Antes de que pase algún accidente contra ellos en especial con los niños, las autoridades como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf o de la Alcaldía deberían hacer algo con esta población que se encuentra sobre la vía», indicaron.

Las personas en estado de mendicidad se ubican desde la glorieta del barrio El Vergel hasta el Intercambiador Vial Agustín Agualongo. «Estas personas no son de acá de Pasto o municipios aledaños, son de nacionalidad venezolanas y llevan algún tiempo en este lugar exponiéndose al peligro».

Afirman que es triste ver a los niños correr en medio de los carros y motos, mientras que otros son llevados en brazos de sus progenitores. «Deberían tomar medidas con estas personas para que se acabe el sufrimiento tanto para ellos como para los menores de edad».

Así mismo indican que en ocasiones los policías tienen que llamarles la atención porque en oportunidades ven el riesgo y peligro para los niños que cruzan la vía sin el mayor cuidado de quienes están a su cargo.

«Fuera bueno que las fundaciones o autoridades que velan por el bienestar de la infancia se tomaran el tiempo de vigilar lo que pasa en la Panamericana y terminen este flagelo de raiz, es decir que no sean pañitos de agua tibia», indicaron.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com