En Pasto «hace un año Comfamiliar no me atiende»

Una mujer en Pasto asegura que a su hijo con discapacidad no lo atienden hace un año.

Se trata de Mónica Gómez que también es una mujer que sufre de epilepsia enfrenta las duras y las maduras, asegura que Comfamiliar no le presta la tención médica a su hijo con discapacidad.

La madre del niño con discapacidad indicó ABRA NOTICIAS que no tiene ninguna ayuda de la EPS de Comfamiliar a la cual está afiliada.

El clamor de Mónica esposa de expolicía en Pasto

«Mi hijo hace un año que no tiene terapias, no tiene nada, él se me está decayendo, no lo puedo sacar porque ya no puede caminar, da dos pasos y se me cae, no le han hecho exámenes. Es duro tener que cargar con lo de mi esposo, mi hijo y yo, lo peor es sin saber para a donde coger con ellos», explicó Mónica.

Agregó que Comfamiliar de Nariño, dejó de prestarle la atención a su hijo desde octubre del año pasado, se le acabaron las terapias, no le hicieron un examen de resonancia magnética, entre otras.

La progenitora explicó que desde esa empresa de salud le manifestaron que ellos no tenían contrato y que debía hacerlo ella a manera particular.

Heladas deja en ruinas agricultores de Pasto

«Cada tres meses sacaba citas médicas con neurología y esas también se terminaron, hoy ya no me le dan nada, estamos abandonados totalmente del tema de salud», explicó.

Así mismo dio a conocer que antes de que se enfermara su esposo fue a solicitar que le dieran terapias para mantenerlo con la mente ocupada porque actualmente está muy ansioso. «Hay momentos que se pone muy agresivo, la verdad es duro y Comfamiliar me ha dicho que no, que me toca esperar, según ellos, están en quiebra y ahorita no podían porque no tienen contratos».

En Pasto invadieron zona prohibida. «No tenemos a donde ir»

Mónica pide que le ayuden con la salud de su hijo, «prácticamente él no se puede defender por si solo, toca ayudarlo a llevar, es decir no puede caminar solo. Yo no recibo ninguna ayuda económica, no tengo mensualidad. A veces nos toca salir a vender empanadas y otras cositas«.

Finalmente dio los agradecimientos a todas las personas de buen corazón que le entregaron las ayudas en el momento que las necesitaba y que pudo alimentar a sus hijos. Pero el drama aún no termina porque debe atender en su hogar a tres personas enfermas, principalmente la de su hijo con discapacidad asegurando que hace un año Comfamiliar no le ha prestado la atención requerida.