El análisis del nariñense tras el tumbe del monumento por los indígenas en Popayán

Tras la tumbada del monumento de Sebastián de Belalcázar en el morro de Tulcán de la ciudad de Popayán-Cauca, atraído controversia en el país.

ABRA NOTICIAS habló con el reconocido profesor Jesús Martínez, quién hizo una análisis profundo en este tema que ha generado discordia entre la comunidad de Popayán e Indígenas que tomaron la decisión de quitar la estatua. Pero el problema dice que se debe hacer propuestas de regionalismo positivo.

«Lo ocurrido en Popayán tiene una explicación conceptual seria porque la montaña dónde estaba la estatua de don Sebastián de Belalcázar era un sitio sagrado para los rituales de los indígenas y decidieron tomar su raíz, eso es como la explicación que justifica la decisión tomada por ellos», explicó el profesor.

. En Túquerres investigadores desmantelaron a ‘Los Curillos’

Agregó que una segunda explicación tiene que ver con el papel que jugó este personaje en la conquista de Latinoamérica y caracterizado por su alto grado de violencia ante las comunidades indígenas y no pueden rendir tributos ni homenajes a quien han sacrificado vidas para imponer sus dominios, voluntad, gerarquías, ideologías, religiones, sus maneras y costumbres.

Martínez dice además que «estos actos de protesta simbólica alimentan las raíces y conceptos de libertad que obligan a levantar nuestros propios símbolos. Ahora en esto de la simbología, no es nada nuevo en Popayán, se ha visto históricamente a la destrucción de ídolos de barro, por ejemplo, cuando Moisés subió al monte de Sinaí a comunicarse con Dios durante 40 días y noches y, cuando recibió los 10 mandamientos en piedra y regresó, encontró al pueblo Ebreo que había acabado de ser liberado de la esclavitud egipcia estaban adorando a un becerro de oro, lo cual se destruyó a este becerro porque estaban adorando un símbolo que alejaba al pueblo Ebreo del verdadero sentido de la creencia y de la fé que estaba depositada en Dios».

. En zona rural de Pasto fallecieron tres menores de edad

Señala que desde allá, se asistido a muchas destrucciones y derribamientos de becerros de oro porque no han correspondido al momento histórico que viven los pueblos. «Lo que pasó con Sadam Husein en Siria, con Lenin después de la caída del muro de Berlín, de la Unión Soviética, lo cual eran nuevos tiempos, así mismo lo que ha pasado con las egipcias que simbolizan unos pasados que no son aceptados por la modernidad o contemporaniedad, estás son expresiones políticas, culturales, sociológicas, filosóficas de los pueblos que se explican y se justifican, según el momento histórico».

Luego de contextualizar y analizar, el profesor explicó qué effigies hay en Nariño que no corresponde al momento histórico de hoy y de los nariñenses. «Aquí viene una discusión entre agualonguistas y bolivarianos. Unos dirán que hay que tumbar las estatuas de Bolivar otros dirán que hay que borrar de toda parte cualquier vestigio de Agualongo, otros dirán borrar el nombre de Antonio Nariño, otros borrar hasta las monarquías. Pero en el fondo quisieran seguir dependiendo de España que de nuestras propias raíces auténticas».

Así mismo indica que las lecturas que se hagan hoy dan para tumbar y borrar símbolos del pasado, doloroso, tortuoso, esclavista, vulgar, dominante e imperial. «Con gusto ayudaría a tumbar el muro de Berlín y los muros que se construyen entre Estados Unidos y México, por ahí valdría quemar la bandera de Estados Unidos, habría que dejar de consumir productos americanos y entraríamos a una postura toumatica, negativista y de todo lo bueno que se haya tomado del pasado que dialécticamente ha enseñado cosas buenas y malas. Lo racional e inteligente es quedarnos con los elementos positivos del pasado».

. En Roberto Payán Ejército abatió a cabecilla de la Oliver Sinisterra

«Si vamos a esa casería de brujas entraríamos a una destrucción de todo lo que se asome a vestigios del pasado que hoy nos produzca disgusto y enojo. Y de eso no se trata sino de construir sobre los elementos positivos, construir de las cosas buenas del pasado a eso lo llamo regionalismo positivo. Es decir que seamos una sociedad positiva que recoja todo lo abonado por el pasado para sentar bases y tener un futuro distinto para nuestra región porque son 116 años de centralismo que nos tiene a los nariñenses en un estado de postración y nunca se ha superado el 1.6 o 1.7 del PIB nacional. Entonces si vamos a recorrer por la historia para tumbar effigies, habrá una que será de tumbar es el centralismo o esa clase que tiene dominado a nuestro país sin un sentido social y que nos tiene a los nariñenses con un dezason e indignación», manifestó el reconocido profesor.

Para el Martínez el debate entre agualonguistas y bolivarianos hay que superarlo a partir de la construcción de una economía del conocimiento, de mirar hacia adelante. Así como lo hizo China que hoy es una potencia mundial. «Invito a que trabajemos una simbología de construcciones modernas o posmodernas más allá de retomar debates infructuosos y bizantinos que no nos conduce a nada y nos dediquemos a construir propuestas de futuro, salir a la costa pacífica a construir ciencia, tecnología, educación, infraestructura, innovación, exportación y avanzar más allá que las reyertas lapidarias como algunos están invitando».

Finalmente dijo que respeta las culturas indígenas, no reprocha nada, «no se si en Pasto harán lo mismo o cambien el nombre al centro comercial Sebastián de Belalcázar. Ninguna guerra es de abrazos o de besos ni si quiera la que estamos viviendo. En pleno siglo matan a la gente como si nada y en Colombia van en este año 50 masacres. Pero invito a no hacer de este debate el elemento de la discusión central de los problemas actuales y del futuro, si no que sobre esto se construya un nuevo proyecto de regionalismo positivo que convoque a todos agualonguistas, bolivarianos, liberales, conservadores, izquierda y se instale un proyecto de región que jalone el desarrollo del departamento para superar los 116 años de vida republicana y centralismo que nada nos ha traído. Hay problemas de fondo, pero aquí el problema es socioeconómico, estructural, entre otros».

error: Contenido Protegido !!